Richard Curtis
A ritmo de los Beatles, Danny Boyle estrena una eficaz “feel-good movie” que puede ser la película del verano.
Inspirado en “Slumdog Millionaire”, este melodrama sobre dos chicos de una favela brasileña es bastante convencional, pero funciona.
Tragicomedia en torno a un joven capaz de viajar al pasado, donde busca novia e intenta ayudar a los demás. Amable, certera en sus planteamientos, pero el guión es confuso.
Spielberg apela a la épica en una película bien hecha, pero episódica y demasiado larga.
Segunda película dirigida por el inglés Richard Curtis, una comedia gruesa y grotesca sobre una radio pirata británica que emite música pop en los años 60.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.