Enrique Abad Martínez

7.Jun.2000
En junio de 1999, el Consejo Europeo de Colonia decidió que se elaborase una Carta de Derechos Fundamentales, es decir, los derechos básicos que deben ser respetados por las instituciones europeas y los Estados al aplicar la legislación comunitaria. Con esta importante decisión se pretende cubrir un vacío en el ordenamiento comunitario, en unos tiempos en que las actuaciones de las instituciones europeas se han multiplicado, abarcando cada vez más ámbitos y gozando de mayor influencia en la vida de los ciudadanos.