Políticas Familiares
Hungría y Polonia implementan programas de apoyo a la familia que contribuyen a reducir notablemente la pobreza, si bien no dejan una huella clara en la natalidad.
La retórica sobre los valores familiares debe ir de la mano de medidas que mejoren el nivel de protección social, sostienen dos expertos.
Una iniciativa civil logra concitar a los distintos partidos políticos y sectores sociales para apoyar a las familias.
La existencia de mecanismos para incentivar la natalidad no siempre cumple su objetivo, dado el menor aprecio por los valores familiares.  
Varios países han aumentado las ayudas por hijo para compensar las consecuencias de la pandemia en las economías de los hogares.
Preguntamos a dos especialistas sobre las medidas de política familiar que se podrían tomar para revertir la caída de los nacimientos.
Las parejas que hayan perdido a su bebé durante la gestación pueden acogerse al nuevo permiso, con independencia del momento en que haya sucedido.
La entrega de ayudas monetarias para incentivar la natalidad en los pueblos pequeños no es siempre una bala de plata contra la despoblación.
Para ser más relevantes, los profamilia deben repensar sus alianzas y buscar enfoques que les permitan salir de la confrontación partidista.
Si en los primeros meses tras el nacimiento de un hijo, el padre puede tomarse días libres cuando la madre lo necesita, ella se recupera mejor, según la experiencia sueca.
La Comisión Europea quiere que los países miembros de la UE faciliten la conciliación de familia y trabajo, con permisos parentales más largos y remunerados.
La familia es una relación social única, y esa identidad propia ha de traducirse en el modo de apoyarla, explica en esta entrevista el sociólogo italiano Pierpaolo Donati.
Federación Española de Familias Numerosas
El perfil de estas familias en España es distinto de como las pintan quienes quieren dejarlas sin ayudas sociales.
En la provincia italiana, la ayuda a la familia no se ve como una carga para las arcas públicas, sino como un medio de promover el bienestar social.
Varias ciudades holandesas ofrecen cursos gratuitos que enseñan a los padres primerizos a superar las tensiones de la crianza.
La izquierda balear ha derogado la Ley de Protección a la Maternidad, en contra de lo que aconseja la propia realidad demográfica de las islas.
El Tribunal Constitucional anula las ayudas para los padres que no quieran llevara los niños a la guardería, por razones de reparto de competencias entre Berlín y los estados.
El plan pone en marcha una serie de medidas anunciadas hace tiempo e incluye otras nuevas.
Los avances son modestos, pero empieza a calar entre los partidos la idea de que es necesario atajar el problema de la escasez de nacimientos.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.