Baja fecundidad: cuestión de economía… y de actitud

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 7m. 41s.
pareja
El mal desempeño de la economía y sus efectos en el bolsillo particular pueden hacer que las personas se replanteen decisiones de peso, como la de ser padres. Considerar tener un hijo cuando todo está en calma –se dispone de un puesto fijo, el salario ingresa puntual, las inversiones se amplían…–, no es lo mismo que hacerlo bajo el eco de la frase “con la que está cayendo”. Sucede dondequiera. El País entrevistaba días atrás a varios jóvenes españoles acerca

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción