Con esta mágica aventura familiar, tan distinta a su anterior cine (Lejos del cielo, Carol), Todd Haynes sigue las huellas de Martin Scorsese con La invención de Hugo, pues también adapta una obra de Brian Selznick de corte dickensiano y con homenajes al cine mudo, aquí con guion del propio novelista.

La trama discurre en dos tiempos separados por medio siglo y presentados en color y en blanco y negro, donde los saltos de uno a otro, hasta que quedan claras sus interconexiones, se producen con soltura. En los años 70 del siglo XX está Ben, chaval del Medio Oeste que nunca ha llegado a saber quién fue su padre, y al que un marcapáginas de su fallecida madre, bibliotecaria, le dará una pista para resolver el misterio en Nueva York. Y en los años 20, una niña, Rose, acude a ver a su madre en las pantallas de cine mudo, pues es actriz de cine y no se deja ver mucho en el mundo real.

La película, canto a la familia y la amistad, respira un atractivo especial. Y la intuición de que los chicos podrían compartir algo más que una sordera –toda una metáfora de una sociedad de “sordos”, incapaces de escuchar y amar a los demás como son–, introduce un elemento de intriga que engancha. El mundo de los libros y los museos, de los dioramas y las maquetas, del cine, invita a la curiosidad por conocer, que crea lazos con los demás. Visualmente fascinante, en el reparto destacan los chicos protagonistas, Oakes Fegley y Millicent Simmonds, y una musa habitual de Haynes con doble papel, Julianne Moore.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares