Amy Hargreaves
Las historias familiares de un niño y una niña sordos, separados por medio siglo, se entrecruzan en una película conmovedora.
En una época en que a los adolescentes se les da todo tan masticado, esta serie hace pensar y digerir responsabilidades dolorosas.
La lucidez de un durísimo y desolador retrato de un tabú contemporáneo (la adicción al sexo) queda mermado por decisiones poco inteligentes del director británico.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.