Hay películas llamadas a ser grandes y que se quedan en simplemente interesantes por una mala decisión. Shame es una de ellas. Steve McQueen ha rodado una provocadora cinta que pone el dedo en la llaga de una adicción de la que casi nadie habla, que nadie persigue (nada que ver con los fumadores, por ejemplo), que muchos fomentan y

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares