Calamity Chang

16.Feb.2012
La lucidez de un durísimo y desolador retrato de un tabú contemporáneo (la adicción al sexo) queda mermado por decisiones poco inteligentes del director británico.