La extraña vida de Timothy Green

La extraña vida de Timothy Green

TÍTULO ORIGINAL The Odd Life of Timothy Green

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2012

DURACIÓN 105 min.

PÚBLICOJóvenes

ESTRENO16/11/2012

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Disney estrena un extraño cuento de fantasía que, a pesar de su surrealismo, pone el dedo en la llaga en cuestiones de actualidad como la paternidad y la educación. El arranque es muy clásico: una pareja feliz recibe la dura noticia de su imposibilidad de tener descendencia. En seguida, se pone de manifiesto que depositaban todas sus esperanzas en ese hijo que no va a llegar: tenían decidido cómo iba a ser, qué aficiones iba a disfrutar, qué instrumentos musicales iba a tocar y qué deportes practicaría. Todo lo tenían escrito en un cuaderno: era un proyecto aparentemente perfecto. La narración fantástica empieza cuando una noche aparece en su jardín de forma misteriosa un niño ya crecido que va a cumplir una a una todas las expectativas de sus nuevos padres.

En la primera parte del film tenemos el antimodelo de padres: su hijo es un proyecto personal, proyecto por el que se desviven. Pero el desarrollo de la trama va desvelando la verdadera lección que ellos van a aprender: que la vida es un don, lleno a su vez de dones, y que la sabiduría está en acogerlos y aceptarlos sin pretensiones.

La cinta no es enfática ni didáctica, pero transmite un cierto aire capriano de espiritualidad positiva, aunque en la frontera entre un inmanentismo posmoderno y la apertura a un misterio sin rostro. ¿Quién “regala” al niño? ¿Quién se lo lleva? Esa providencia ¿es pura magia de la naturaleza o es “Alguien”? Preguntas que el cine posmoderno, incluso el de Disney como este caso, no sabe o no se atreve a responder.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares