Ron Livingston
A pesar del cansancio y demás efectos secundarios de la maternidad, en “Tully” predomina la sensación de felicidad que proporciona.
Jugosa recreación de la entrevista póstuma al original escritor norteamericano David Foster Wallace, un buscador infatigable de la verdad que hablaba con lucidez y desgarro.
Un cuento aparentemente surrealista que pone el dedo en la llaga de cuestiones como la paternidad y la educación.
Dos buenos actores hacen la peor película de sus carreras, una comedia zafia, sin chispa, sin el mínimo interés.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.