Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una boda en el Hotel Plaza de Nueva York marcó la infancia de Liv y Emma. Durante veinte años no han dejado de soñar y ahorrar para tener una boda igual a aquella tan memorable. Liv es una abogado de éxito y Emma una maestra de escuela. Cuando sus respectivos novios les piden matrimonio empieza la cuenta atrás.

Todo en esta floja comedia habla de lujo, consumo compulsivo, gente guapa diciendo tonterías y nada más… eso sí, con la inevitable moraleja final de que en el fondo todo ese accesorio no es lo importante; lo que cuenta son los valores, la amistad, el amor y la sana búsqueda de la felicidad”.

En la película solo hay dos buenas actrices comportándose como barbies descerebradas, acompañadas de novios insulsos, inmersas en situaciones pretendidamente graciosas y diálogos supuestamente chispeantes, muy tópicos todos ellos.

El director, Gary Winick, tiene una trayectoria anodina, con películas como El sueño de mi vida y La telaraña de Carlota. Los guionistas son tres actores (un hombre y dos mujeres) con poca experiencia en la escritura.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares