Una boda en el Hotel Plaza de Nueva York marcó la infancia de Liv y Emma. Durante veinte años no han dejado de soñar y ahorrar para tener una boda igual a aquella tan memorable. Liv es una abogado de éxito y Emma una maestra de escuela. Cuando sus respectivos novios les piden matrimonio empieza la cuenta atrás.

Todo en esta floja comedia habla de lujo, consumo compulsivo, gente guapa diciendo tonterías y nada más… eso sí, con la inevitable moraleja final de que en el fondo todo ese accesorio no es lo importante; lo que cuenta son los valores, la amistad, el amor y la sana búsqueda de la felicidad”.

En la película solo hay dos buenas actrices comportándose como barbies descerebradas, acompañadas de novios insulsos, inmersas en situaciones pretendidamente graciosas y diálogos supuestamente chispeantes, muy tópicos todos ellos.

El director, Gary Winick, tiene una trayectoria anodina, con películas como El sueño de mi vida y La telaraña de Carlota. Los guionistas son tres actores (un hombre y dos mujeres) con poca experiencia en la escritura.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.