Emma

DURACIÓN 111 min.

PÚBLICOJóvenes

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aprovechando el éxito de Sentido y sensibilidad, Douglas McGrath –coguionista con Woody Allen de Balas sobre Broadway– debuta brillantemente como director con esta adaptación de Emma, una de las más conocidas novelas de Jane Austen.

Principios de siglo pasado. Emma planea emparejar a algunos de los solteros y solteras que pululan a su alrededor en Highbury, una pacífica localidad inglesa. Comienza con una tímida y modesta joven, a la que toma bajo su protección. Su conocimiento de los sentimientos amorosos del prójimo se revela tan escaso como el de su propio corazón.

Romanticismo, discreción, elegancia y sentido del humor constituyen el armazón poderoso de esta historia, capaz de conmover. También porque se presentan acciones creíbles, en las que uno debe preguntarse por sus consecuencias, y donde luchan el egoísmo con la generosidad, la vanidad con el reconocimiento de los propios errores. El sólido guion de McGrath condensa bien la narración original, y evita con acierto los saltos abruptos. La puesta en escena es sobria, totalmente al servicio de la magnífica historia. Lo cual no quita para que se escojan acertados elementos visuales que refuerzan la narración, como la práctica de tiro con arco de Knightley y Emma, que ayuda a reflejar la progresiva inseguridad de ella. Además, se han mimado la dirección artística, de Michael Howells –magnífico el diseño de la secuencia del baile–, y el apoyo a las imágenes de la excelente partitura de Rachel Portman.

De nuevo, como en todas las ficciones de Austen, sobresale la ilustración de la psicología femenina. McGrath, sabiendo resuelto ese apartado, ha tenido la virtud de cuidar los personajes masculinos –sobre todo Mr. Knightley y el reverendo Elton–, de modo que no quedan desdibujados. Entre los actores, no había nadie que a priori estuviera destinado a tirar de la taquilla. Sin embargo, el film ha catapultado al estrellato a Gwyneth Paltrow, sobresaliente en su papel de Emma. La secundan un magnífico conjunto de intérpretes, algunos no muy conocidos, aunque Ewan McGregor, Greta Scacchi o Polly Walker ya hayan despuntado en más de una película.