Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Lo que cuenta Duplicity no es nuevo. Tony Gilroy (Michael Clayton) rueda una comedia romántica protagonizada por dos antiguos espías que parece confeccionada a partir de retales de otras películas: un poquito de tournéeBourne (que para eso la escribió el propio Gilroy), algo más de la saga Ocean’s (más twelve que ninguna) y unos gramos de Mr & Mrs. Smith. Todo un poco light -que para eso es imitación- y presentado a trompicones y con mucho flashback inoportuno.

Como cinta de acción no convence porque apenas hay; la trama de espionaje es tan enrevesada como mal construida; si se la considera una comedia romántica le falta un hervor… Pero como divertimento -que es lo que ha querido rodar Gilroy- funciona. Duplicity entretiene y parece que no pretende otra cosa. Julia Roberts y Clive Owen hacen buena pareja aunque no sea en el papel de sus vidas; Giamati y Wilkinson pueden con lo que les echen; hay réplicas ingeniosas y en la piazza Navona queda bien cualquier toma que se ruede. Otra cosa es que con 75 millones de dólares, semejantes localizaciones y un cuarteto de actores como el de Duplicity no se podría haber hecho algo más que una cinta entretenida.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares