Jim Carrey encarna a Carl Allen, gris empleado de banca, amargado por el abandono de su mujer, incapaz superar su divorcio. Un día asiste a un seminario de autoayuda -bastante absurdo por cierto-, en el que se le invita a decir “sí” a las propuestas y oportunidades que surjan. Él lo toma al pie de la letra y se obliga a decir que sí a todo, y ese disparate tiene consecuencias imprevistas. Su vida cambia para mejor, deja de ser triste y convencional, y se convierte en un hombre alegre, capaz de tener amigos y de hacer algo por los demás, de superar su trauma y de volver a enamorarse.

Peyton Reed, que había realizado un par de comedias con mejor intención que fortuna (Separados y A por todas / Bring it On), nos sorprende con una película brillante, de corte clásico, construida a base de humor y de amistad, con situaciones auténticamente graciosas y una pizca de fantasía. El esquema clásico, basado en el inteligente libro del británico Danny Wallace, muestra a un hombre absurdo obligado a decir que sí contra sus principios y sus instintos, obligado a ser espectador del resultado, antes de convertirse en protagonista de su vida.

Reed demuestra no sólo dominar el género de la comedia, sino también un extraordinario acierto a la hora de elegir y dirigir a sus actores. La pareja Jim Carrey-Zooey Deschanel funciona maravillosamente. Ella es una actriz que tiene auténtico encanto, sin necesidad de actuar, y Carrey, por una vez contenido, da sus mejores registros como actor dramático. El veterano Terence Stamp es un gigante, y los actores secundarios son magníficos, no meros comparsas.

La película, en algún momento atrevida, con algún bajón y algún chiste grosero, es casi familiar y de fondo capriano; invita a hacer un esfuerzo por ser feliz, y a pensar en los demás; y deja buen sabor de boca.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares