Jim Carrey
El erizo azul más rápido de los videojuegos salta a la gran pantalla y protagoniza una simpática historia para disfrute de los más pequeños.
Película que, aunque en algún momento llega a ser atrevida, posee un fondo capriano: invita a hacer un esfuerzo por ser feliz y a pensar en los demás... y deja buen sabor de boca.
Certera críticas a la manipulación televisiva, que emboba las inteligencias e impide distinguir entre realidad y ficción, y a la sociedad sentimentalizada y materializada que la consume.
Esta nueva aventura del popular justiciero aporta pocas novedades, fuera de algunos personajes.
Jim Carrey en una película de personajes reales cercana al dibujo animado disparatado del tipo Bugs Bunny o Correcaminos.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.