Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A escasas tres semanas de que cayeran las Torres Gemelas, el ejército estadounidense lanzó su primera ofensiva contra Al Qaeda en tierra afgana. La operación fue discreta, por su secretismo y tamaño reducido; apenas doce boinas verdes trabajando en colaboración con guerrilleros uzbecos para coordinar el bombardeo de bases de talibanes. Esta misión casi suicida es la que ocupa la trama de 12 valientes.

Este film bélico cumple en satisfacer las necesidades del género. El guion transmite con detalle la dificultad logística de la operación, clave para sustentar la tensión de la trama. También logra que nos importen los personajes, a cuyas vidas personales nos asomamos en el primer acto en tierra yankee. Aquí se dan los protocolarios “prométeme que volverás a casa”, escenas familiares en más de un sentido, pero en este caso, clichés bien ejecutados. 

Chris Hemsworth cambia su martillo vikingo por el fusil, y lidera un pelotón que complementan el carismático Michael Peña y un Michael Shannon que muestra una sobriedad poco usual en su filmografía. El reparto americano funciona bien, con la química propia de un grupo de hermanos de sangre. Sin embargo, es el actor iraní Navid Negahban quien se lleva el gato al agua con su papel de Dostum, el caudillo anti-yihadista que se muestra enigmático y ambivalente ante las pretensiones americanas en su tierra. Entre él y Hemsworth tienen lugar los diálogos más memorables del film.

Las escenas bélicas están bien recreadas y, tal como ocurriera en la vida real, muestran cómo se llevaron a cabo múltiples ofensivas a caballo. Esto se debió a la hostil geografía de la montaña afgana, impracticable para transporte militar convencional. Las cargas ecuestres le dan un aire épico a la batalla, casi de leyenda, pero a ratos le restan algo de urgencia y peso dramático al film: comprobamos escena tras escena cómo caen abatidos decenas de extras en segundo plano, pero a nuestros protagonistas americanos no les silba una bala cerca. Por este tipo de detalles, uno olvida por momentos que está ante una historia real, al sentir tan fuertes las convenciones del Hollywood más palomitero.

No obstante, 12 valientes es un correctísimo título del género bélico moderno, y la encomiable historia de heroicidad que relata merece ser escuchada, apreciada y celebrada.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares