Jorge Guerricaechevarría
Daniel Calparsoro estrena un “thriller” bien rodado, de vistosa producción pero con una historia pobre y episódica.
Con una producción de lujo –marca HBO–, Álex de la Iglesia despliega, con exceso, todos los aciertos y desaciertos de su cine.
Mario es un encantador enfermero a punto de tener un hijo. Antonio Padín es un conocido narco cuya enfermedad le está volviendo totalmente dependiente. Debido a ello sus hijos Toño y Kike están tomando el control del negocio, que está a punto de emprender una arriesgada operación de narcotráfico. Cuando sus caminos se cruzan, todos escogen la misma salida: venganza.
La historia del atraco a un banco sirve de punto de partida a este ameno “thriller”, que puede ser una de las películas españolas más populares del año.
Duelo entre dos jóvenes narcotraficantes y dos policías que combaten el contrabando de cocaína por el estrecho de Gibraltar. Ritmo trepidante y espectaculares escenas de acción.
Este duro thriller sobre un motín carcelario, obra de un crítico mallorquín trasmutado en director, es uno de los mejores títulos del cine español de 2009.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.