Francisco de Andrés

Walzer recuerda que la moralidad de la guerra no reside sólo en la justificación del recurso a las armas, sino también en el respeto de ciertas normas durante el transcurso del combate.