Poesía Española 1935-2000 (Antología)

Carmelo Guillén Acosta (editor)

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Magisterio Casals. Madrid (2001). 336 págs. 675 ptas.

Carmelo Guillén Acosta (Sevilla, 1955), poeta y catedrático de lengua y literatura en Sevilla, realiza un notable esfuerzo de síntesis y selección en esta antología de la poesía española desde la posguerra hasta nuestros días. El estudio aporta una serie de novedades que serán de gran utilidad no sólo para los estudiantes -a los que se dirige de manera especial-, sino también a todos los interesados por la poesía contemporánea. El autor no ve una mera sucesión de corrientes enfrentadas, sino que advierte un denominador común en este periodo, lo que le permite reconocerlo bajo la denominación genérica de posveintisiete, “ya que ésta [la Generación del 27] supone el punto definitivo final en la poesía contemporánea iniciada con Bécquer”.

Como método de trabajo se ayuda del término generación, circunscrito a dos características esenciales: un lenguaje generacional y un pensamiento común de época. A estos rasgos añade una referencia cronológica: la fecha de publicación de los primeros libros de los poetas para ayudarse a delimitar las generaciones. Estos tres elementos le permiten diferenciar cinco generaciones, encuadradas por su temática bajo un adjetivo que las describe esencialmente y que por orden cronológico serían: conservadora, crítica, esteticista, de la experiencia y -ya en nuestros días- optimista. Cada adjetivo quiere reflejar el espíritu íntimo de una generación.

Guillén Acosta trata a cada generación como a un organismo vivo que, por tanto, se nutre de su época. A este interés responde la selección de datos y circunstancias históricas y culturales que explican las tendencias generacionales y ayudan a entender cómo se ha formado la poética de la generación. En un esfuerzo de comprensión, desvela también las claves religiosas que subyacen en los poetas; y esta información se agradece porque aporta una referencia esencial que suele faltar en otros estudios.

La línea crítica atiende con preferencia a criterios literarios para el estudio, puesto que se centra en los textos, en los poetas y en la época, y no en las filiaciones ideológicas de los autores. Así se explica que “junto a los poetas oficiales de las antologías” aparezcan otros menos citados como, por ejemplo, María Victoria Atencia o Soto Vergés.

Como muestra de independencia crítica valgan las referencias a poetas y grupos actuales, los de la generación optimista, donde aparecen nombres fuera del circuito de las editoriales de más renombre y también grupos de poetas jóvenes que, con sus poemas y sin teorizaciones, van sustituyendo a la poesía de la experiencia; en torno a las revistas literarias sevillanas Nadie parecía y Númenor se agrupan algunos de ellos.

Francisco de Andrés