Pobreza
El matrimonio infantil parece ser la única vía de supervivencia para muchas familias que se ven sumidas en la pobreza extrema.
El Laboratorio de la Desigualdad de Thomas Piketty ha publicado un nuevo informe que refleja las repercusiones del covid en las diferencias entre ricos y pobres del mundo.
Un ejemplo de cómo se manipulan unos números en pro de una buena causa.
Se estima que millones de hogares en la UE no pueden mantener la temperatura adecuada o pagar la factura de electricidad, un tipo de pobreza no evidente.
Un estudio sobre la entrega de dinero en efectivo a familias pobres en Kenia demuestra el efecto multiplicador de estas iniciativas.
No es una renta universal sino para los desempleados, tiene un plazo máximo y está sujeta a unos límites de renta.
En los países ricos europeos también hay pobres. Pero una cosa es la pobreza según criterios estadísticos y otra la pobreza subjetiva.
En Francia, el 13% de la población declara sentirse pobre.
La pobreza es más frecuente en hogares con gastos como los que ocasionan los hijos o familiares dependientes.
A muchos subsaharianos que buscan una vida mejor en Europa les sorprendería saber que, según Eurostat, el 22,5% de los habitantes de la UE viven en riesgo de pobreza. ¿Son creíbles estos datos? ¿Cómo interpretarlos?
Una ONG estadounidense entrega dinero, en diversas dosis, a los habitantes de casi 200 aldeas y registra el uso que hacen de él. Hay historias positivas.
Originales iniciativas, como los clubs de corredores o los “beauty days”, ayudan a recuperar la confianza en uno mismo.
El gobierno dará a los habitantes de los barrios de chabolas certificados de vivienda, que les permitirán acceder a servicios públicos, y en algunos casos, títulos de propiedad de sus casas.
Los programas de transferencias monetarias condicionadas pueden ayudar a las mujeres a aumentar su control sobre los recursos del hogar.
El líder republicano, la tercera autoridad política de EE.UU., es un buen ejemplo del nuevo conservadurismo que reclaman algunos intelectuales de la derecha.
Deutsche Welle
Un instituto de investigaciones de Colonia señala que la pobreza, medida en cuanto a poder adquisitivo, es mayor en las ciudades del oeste.
La pobreza tiene una tendencia acumulativa. Un mal barrio suele comportar un mal colegio, y este, un mal trabajo. Pero el círculo vicioso se puede romper.
Entre las personas sin hogar se dan circunstancias muy diversas, y no todas las estrategias diseñadas para ayudarlas son igualmente efectivas.
Dos foros proponen huir de los extremos ideológicos para encontrar soluciones frente a la pobreza y la desigualdad en Estados Unidos.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.