Yi Yi

Director y guionista: Edward Yang. Intérpretes: Niankhen Wu, Issey Ogata, Kelly Lee, Elaine Jin, Jonathan Chang, Xixheng Chen, Suyunn Ke, Michael Tao, Adrian Lin. 173 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aunque ya había dirigido nueve películas, el taiwanés Edward Yang no se dio a conocer en Occidente hasta el año pasado, cuando su film Yi Yi ganó el Premio al mejor director en el Festival de Cannes. Se trata de un precioso melodrama costumbrista, de planteamientos narrativos, estéticos y antropológicos similares a los de otras tres grandes películas de directores de origen chino: Comer, beber, amar, de Ang Lee; El Club de la Buena Estrella, de Wayne Wang, y ¡Vivir!, de Zhang Yimou.

Yang esboza un abigarrado retrato de la sociedad taiwanesa actual a través de un complejo pero fluido entramado de historias entrecruzadas, que protagonizan los componentes de una familia de clase media-alta de Taipei. Ahí está la abuela en coma, el padre que añora un romance de juventud, la depresiva madre que busca consuelo en el sintoísmo, una hija adolescente que vive su primer amor y un silencioso chaval de nueve años, al que pegan las chicas y que fotografía a la gente de espaldas “para mostrarles la mitad de la verdad que no conocen”.

Dice Yang que “mirar la vida en su conjunto y en la exploración del día a día exige paz”. Y aplica a rajatabla este principio en su elegante y contemplativa puesta en escena -plagada de encuadres sugerentes-, en la dirección de actores -todos soberbios, incluso en sus apabullantes silencios- y en el agridulce tratamiento de fondo, a ratos divertido, a ratos desgarrador, pero siempre emotivo y certero en sus reflexiones sobre las relaciones familiares, el amor, la amistad, la fidelidad, el perdón, la muerte y el valor del dominio de sí.

Jerónimo José Martín