La fuga

Director: Eduardo Mignogna. Guión: Graciela Maglie, Jorge Goldemberg y Eduardo Mignogna. Intérpretes: Miguel Ángel Solá, Alberto Jiménez, Ricardo Darín, Gerardo Romano, Alejandro Awada, Patricio Contreras, Inés Estévez. 115 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Año 1928. Siete presos logran fugarse de una penitenciaría de Buenos Aires. ¿Pero conservarán la libertad? El argentino Eduardo Mignogna lleva a la pantalla su propia novela y la baña de clasicismo preciosista. Sirve con breves y enérgicos trazos las evoluciones de los evadidos, y retrotrae, cuando conviene, al pasado. No hay tiempo para detenerse con detalle en la vida de cada uno, pero nos deja la impresión de que conocemos a todos.

Gran parte del mérito del film reside en su armoniosa unidad y en el trabajo del amplio reparto coral. Miguel Ángel Solá ejerce de hilo conductor de la narración, que tienta a la suerte al refugiarse en la carbonera donde acababa el túnel que permitió la fuga; en la pared del local cuelga una página de periódico con la foto de los siete prófugos, que recuerda en todo momento quién ha caído y quién se encuentra todavía en libertad. Junto a ésta, tenemos historias de condenas injustas y malos policías, jugadores empedernidos y amores fatales, anarquistas dispuestos a morir por la causa, o la asociación improbable de un pobre diablo necesitado de afecto y un bruto peligroso de buen corazón. Nostalgia de títulos como La gran evasión o El padrino marcan esta importante película argentina, a ratos algo violenta y soez, pero dignísima como producto comercial.

José María Aresté