Wind River

Wind River

TÍTULO ORIGINAL Wind River

PRODUCCIÓN EE.UU. - 2017

DURACIÓN 110 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Violencia, Sensualidad

PLATAFORMAS

ESTRENO03/08/2017

GÉNEROS,

GUIONISTAS

DIRECTORES

El cine negro es el mejor antídoto fílmico contra el ingenuo mito roussoniano del buen salvaje. Sobre todo si su rojo sangre sobre blanco se desparrama por los ásperos parajes naturales y humanos del western crepuscular, a lo Peckinpah o Siegel. Ahí están Fargo, Frozen River o Winter’s Bone.

En Wind River retorna a esos lugares como director el texano Taylor Sheridan (Vile), premiado guionista de filmes similares, como Sicario y Comanchería. Con este thriller ganó el premio al mejor director de Un Certain Regard en Cannes 2017. A pesar del premio y un reparto conocido, la cinta no ha sido estrenada en salas de cines en España.

Wind River es una agreste reserva de indios arapajó y shoshone en mitad de Wyoming. Allí vive y trabaja Cory Lambert, un taciturno cazador que protege a los rebaños de los lobos y otros depredadores. Un día encuentra en la nieve el cadáver de una joven que ha sido violada y ha corrido descalza varios kilómetros antes de morir. El hallazgo le conmociona, pues la chica era la mejor amiga de su propia hija, asesinada hace años en circunstancias parecidas. Así que enseguida acepta ayudar a Jane Banner, una novata agente del FBI que desconoce la zona.

Como en Comanchería, la inquietante música de Nick Cave y Warren Ellis sostiene una investigación criminal sencilla, pero llena de aristas trágicas, que van esculpiendo golpe a golpe las dolientes almas de los protagonistas. Unas almas tan endurecidas como los paisajes por los que deambulan, pero también con sus mismos destellos de belleza, poesía y mística.

Así, las brutales explosiones de violencia y venganza generan una especial repulsión, al subrayar la animalización salvaje de tantos seres humanos, también de los aparentemente mejores. Y estos sólidos mimbres dramáticos y formales –la fotografía de Ben Richardson es también magnífica– se llenan de autenticidad gracias al intensísimo trabajo de todos los actores, especialmente de Elizabeth Olsen –que logra matizar al personaje más arquetípico– y de Jeremy Renner, que quizás lleva a cabo la mejor interpretación de su carrera.

Jerónimo José Martín
@Jerojose2002

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares