Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rose-Lynn Harlan, joven e inmadura madre soltera de dos niños, ha estado un año en prisión. Sueña con ser cantante country, para lo que debería dejar Glasgow y establecerse en Nashville. Pura quimera, pues toca sacar adelante a los hijos, de los que se ha ocupado la abuela Marion. Pero surge una oportunidad gracias a la mujer que le ha dado trabajo como empleada doméstica.

El guion de la desconocida Nicole Taylor sigue el patrón de heroína que trata de convertir en realidad unos sueños a priori inalcanzables, por un entorno social humilde, donde son problemas serios la falta de dinero, la maternidad a temprana edad, o la carencia de contactos. Citando a Jane Austen, podríamos decir que no basta la sensibilidad, el talento: también hace falta el juicio, pisar la tierra; hay que conjugar el arrojo con el sentido del deber y las prioridades, y no dejarse envolver por un individualismo autodestructor y mentiroso.

La película está bien dirigida por Tom Harper (las series MisfitsPeaky Blinders, Guerra y paz), y las abundantes canciones country son parte esencial de ella. Jessie Buckley, originalmente cantante, demuestra buenas tablas interpretativas, junto a las experimentadas actrices Julie Walters y Sophie Okenedo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares