Under the Sun

Director: Colin Nutley. Guión: Colin Nutley, Johanna Hald y David Neal. Intérpretes: Rolf Lassgard, Helena Bergstrom, Johan Widerberg, Jonas Falk, Linda Ulvaeus. 118 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Olof, un granjero cuarentón que no sabe leer ni escribir, pone un anuncio en la prensa para buscar un ama de llaves. En teoría debe sustituir en las tareas domésticas a su madre, que acaba de fallecer. Pero lo que en realidad quiere, como muy pronto descubre su equívoco amigo Erik, es encontrar una mujer a la que querer. Y se presenta, en efecto, Ellen, una hermosa candidata, muy trabajadora, pero que quizá oculta algún secreto.

Under the Sun es el ejemplo perfecto de cómo, a partir de una historia mínima, se puede hacer una buena película. Y es que la vida cotidiana, la amistad y el anhelo de amor son cuestiones universales que, cuando se logran atrapar, nunca fallan en la pantalla. Colin Nutley, inglés de nacimiento y formación, pero afincado en Suecia desde hace años, bucea con éxito en el carácter nórdico: a base de detalles pequeños -la timidez de Olof, que no se atreve a confesar su analfabetismo, las sospechas de Erik acerca de las intenciones de Ellen, los celos ante lo que parece convertirse en un triángulo amoroso…- completa un cuadro humano de indudable interés, que va más allá de la fachada exterior de las personas. Hay, por supuesto, diálogos trabajados, pero a veces tienen más valor una mirada, un detalle de rubor, el sonido que llega a través de la pared vecina… El film es la adaptación de un relato corto de H. E. Bates, The Little Farm, pero Nutley tiene la virtud de traducirlo en imágenes de tal manera que resulta difícil adivinar el origen literario del film.

Grandes actores. Éste es un film de grandes actores, que mereció una Mención Especial del Jurado en el Festival de San Sebastián. Sus personajes tiene caracteres muy distintos, pero cada uno funciona en sí mismo y en la relación con los otros. El director sabe crear además una intriga sostenida (¿sonarán campanas de boda?) hasta la magnífica resolución, en torno a una misiva de misterioso contenido. La historia se resiente únicamente de algunos pasajes sexuales, que, por otra parte, casan poco con el tono elegante que predomina.

José María Aresté