Las huellas borradas

Director: Enrique Gabriel. Guión: Lucía Lipschutz y Enrique Gabriel. Intérpretes: Federico Luppi, Mercedes Sampietro, Elena Anaya, Héctor Alterio, Sergi Calleja. 100 min. Jóvenes-adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras una amplia experiencia internacional como ayudante de dirección, Enrique Gabriel mostró buenas maneras en Krapatchouk y En la puta calle, sus primeros largometrajes como director. Ahora confirma esa impresión en Las huellas borradas, que fue galardonada con los premios a la mejor película, director y actriz de reparto (Asunción Balaguer) en el Festival de Málaga 1999.

A partir de un relato de Lucía Lipschutz, se narra el regreso de un maduro escritor argentino a un pequeño pueblo leonés en el que vivió hace años y que ahora está siendo desalojado para construir un embalse. Los encuentros del escritor con su maestro -un escéptico pero cariñoso librepensador-, con dos ancianas hermanas solteronas, con los viejos amigos del bar y, sobre todo, con una antigua novia, ahora viuda y con dos hijos, sirven para diseccionar diversos conflictos dramáticos de entidad, centrados sobre todo en la frustración que provocan el paso del tiempo y el recuerdo de los amores desperdiciados.

Enrique Gabriel desarrolla este nostálgico melodrama intimista con una excelente dirección de actores y con una bella y serena puesta en escena, muy cercana al último cine de José Luis Garci, Montxo Armendáriz, José Luis Cuerda, Icíar Bollaín o Gracia Querejeta. Esta similitud limita un poco la capacidad de sorpresa de la trama, que además está mucho mejor planteada que resuelta. En cualquier caso, queda una película de notable calidad y grata de ver.

Jerónimo José Martín