El realizador danés Nikolaj Arcel cuenta una historia real: en 1766 Carolina de Hannover, princesa británica, se casa con el rey Cristian de Dinamarca, monarca infantilizado, demente y libertino. Su existencia se anima con la llegada del nuevo médico personal del rey, el doctor Johann Struensee, hombre de ideas avanzadas, que impulsa a Cristian a realizar reformas dignas de un monarca ilustrado. Un asunto real cuenta varias historias. La menos interesante es la relación entre la reina y el médico; tiene más fuerza el empeño de esta pareja por utilizar su poder sobre el rey para realizar unas reformas necesarias; hay además una formidable intriga política en medio de la cual los dos reformadores parecen tener poco ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.