Tensa espera

TÍTULO ORIGINAL Safe Passage

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Robert Allan Ackerman. Intérpretes: Susan Sarandon, Sam Shepard, Robert Sean Leonard, Nick Stahl, Marcia Gay Harden, Sean Astin.

Tras su magnífico trabajo en Mujercitas, Susan Sarandon vuelve a interpretar en Tensa espera a una abnegada madre norteamericana. Ella es Mag, tiene siete hijos varones y, después de 25 años de matrimonio, decide separarse de su marido. La situación da un giro radical cuando el cuartel de Oriente Medio donde está su hijo mayor -el más difícil y querido- sufre un atentado. La tensa espera de noticias reúne de nuevo a toda la familia.

El guión de Deena Goldstone, basado en una novela de Ellyn Bache, dosifica bien el melodrama, el costumbrismo y el humor. Pero su retrato de caracteres resulta pobre respecto a varios personajes, aunque dota de una poderosa personalidad a la madre. La realización de Robert Allan Ackerman -prestigioso director escénico que debuta tras la cámara-, muestra cierto lastre teatral y televisivo, así como un ritmo a veces premioso. Pero compensa estos defectos con una esforzada dirección de actores, a través de la que llena de fuerza interior sus encuadres y movimientos.

El retrato de las relaciones familiares es muy positivo, aunque a veces resulta descarnado. Esto se debe en parte a las singularidades de los personajes, todos ellos dominados por diversos traumas. En todo caso, se destacan la generosidad, el sacrificio y el cariño como pilares básicos de las relaciones matrimoniales y de la educación de los hijos.

El film es sobre todo un sentido homenaje a las madres. Así lo ha señalado la propia Susan Sarandon, que, a pesar de sus actuales ideas ultraliberales, nació en el seno de una familia numerosa católica y es madre de tres hijos: “Esta película es un homenaje a las mujeres que emprenden la tremenda tarea de ser madres. Mujeres que quizá piensan que no se han lucido, pero que necesitan saber que el mero hecho de dar a luz a sus hijos y quererlos representa una hazaña increíble”.

Jerónimo José Martín