Star Wars. Episodio III. La venganza de los Sith

TÍTULO ORIGINAL Star Wars. Episode III. The Revenge of the Sith

GÉNEROS

DIRECTORES

Director y guionista: George Lucas. Intérpretes: Hayden Christensen, Ewan McGregor, Natalie Portman, Samuel L. Jackson, Christopher Lee, Ian McDiarmid, Anthony Daniels, Kenny Baker, Peter Mayhew, Jimmy Smits. 146 min. Jóvenes (V).

En esta última entrega de la saga galáctica, las Guerras Clon continúan, siendo cada vez mayor la tensión y la mutua desconfianza entre el Canciller Supremo Palpatine y el Consejo Jedi. Anakin Skywalker, joven caballero Jedi y discípulo del maestro Obi-Wan Kenobi, se debate entre la fidelidad a sus promesas como Jedi al servicio de la libertad de la República y las tentadoras ofertas del ambicioso Lord Palpatine. El amor de Anakin por Padmé Amidala, su esposa, sufre una conmoción al saber que está embarazada.

George Lucas, a sus 61 años, concluye con este episodio la trilogía que desemboca en el -así llamado- “Episodio IV”, la magnífica película que abrió la saga y logró dejar al mundo entero boquiabierto allá por 1977 (verdaderamente es, a mi juicio, una de las mejores películas de aventuras de la historia del cine).

Este “Episodio III” es mejor que los dos anteriores, cosa nada difícil, como podría decir cualquiera que los haya visto. Lucas ha procurado paliar los defectos por los que fue duramente criticado (abuso del muñequeo, tono meloso, extravío de la historia en la floresta tecnológica, falta de naturalidad en las interpretaciones, ridículo mensaje esotérico naturista para sustituir la épica Jedi), y la película resulta mucho más airosa, más entretenida, más emocionante, mejor llevada. Destaca sobre todo el tramo final, que es lo mejor de los tres episodios y deja las cosas de manera que entran una ganas locas de volver a ver “La Guerra de las Galaxias”.

Desde el punto de vista interpretativo se nota la deficiente dirección de actores y las dificultades que crea la pantalla azul. Aun siendo el mejor guión de las tres últimas entregas, es muy episódico y esa característica impide que los actores cojan temperatura y logren una naturalidad que casi nunca aparece. Sorprende la escasez de contrapuntos cómicos, pero, sin duda, hay que felicitar a Lucas por haber prescindido de los patéticos chistes de los episodios anteriores.

El diseño de producción y especialmente los efectos visuales generados por ordenador vuelven a ser los reyes de una función donde manda el espectáculo audiovisual dispuesto por la célebre IL&M, la empresa de efectos especiales de Lucas, que ha logrado varias escenas muy espectaculares (el arranque es verdaderamente brillante). “La venganza de los Sith” es el único episodio de la saga calificado en EE.UU. como PG-13 (se advierte a los padres que hay materiales que pueden ser inapropiados para niños menores de 13 años): el descenso de Anakin Skywalker al lado oscuro lo justifica.

Alberto Fijo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares