Spider-Man No Way Home

Spider-Man: No Way Home

TÍTULO ORIGINAL Spider-Man: No Way Home

PRODUCCIÓN EE.UU. - 2021

DURACIÓN 148 min.

PÚBLICOJóvenes

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se cierra –supuestamente– la trilogía protagonizada por Tom Holland y dirigida por Jon Watts (Spider-Man: No Way Home, Spider-Man: Lejos de casa y Spider-Man: Homecoming). Se trata de una película especialmente concebida para seguidores de la saga cinematográfica del superhéroe de la Marvel, ya que elementos, situaciones y personajes de las siete películas anteriores (las de Sam Raimi –protagonizadas por Tobey Maguire–, las de Marc Webb –protagonizadas por Andrew Garfield–, y las dos de Jon Watts) juegan papeles importantes en ella. En ese sentido, la cinta es un homenaje autorreferencial a lo grande al universo –o multiverso– Spider-Man.

El argumento parte de que se ha hecho pública la identidad de Spider-Man –es decir, de Peter Parker–, y ello se torna una pesadilla para él, ya que en un popular programa televisivo se le acusa injustamente de haber matado a Mysterio. Por esa razón, a él, a su novia MJ (Zendaya) y a su incondicional amigo Wong se les niega el acceso a la Universidad. A Peter, solo se le ocurre una solución a esa injusticia: que el mago Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) haga un conjuro que haga olvidar a la gente que él es Spider-Man. Pero claro, no desea que ese conjuro le afecte a su novia, ni a su madre de acogida May (Marisa Tomei). Y ahí van a empezar los problemas, o más bien problemones.

La película tiene su gran capital en el guion, que es limpio, ágil, muy pensado, bien dosificado y con buenas soluciones. La puesta en escena alterna secuencias de acción, con otras cómicas e incluso algunas sumamente emotivas. Pero todo dentro de unos parámetros de moderación, sin salidas de tono o irregularidades molestas. También es muy notable el perfil moral del mensaje, nítido y llamativamente insistente: los dones implican responsabilidad, y esa responsabilidad siempre está al servicio del bien, aunque ello implique buscar lo mejor para tus enemigos. La película rechaza lo instintivo, la venganza y subraya que para todos –incluso para los peores– hay posibilidad de sanación y cambio. Un buen cierre de trilogía. ¿Por qué no dejarlo ya ahí… de una vez?

 

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.