Sol de otoño

Director: Eduardo Mignogna. Guión: Eduardo Mignogna y Santiago Carlos Oves. Intérpretes: Norma Aleandro, Federico Luppi, Jorge Luz, Cecila Rossetto. 103 min.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sensible y divertido melodrama costumbrista que ganó la Concha de Oro a la mejor actriz (Norma Aleandro) y el Premio de la OCIC (Oficina Católica Internacional del Cine) en el último Festival de San Sebastián.

Describe el romance entre un hombre y una mujer maduros que pasean su soledad por el Buenos Aires de nuestros días. Clara Goldstein (Norma Aleandro), una seria y culta contable de origen judío, publica un anuncio en el periódico manifestando su interés por vincularse con un hombre de su misma edad y raza. Le contestará Raúl Ferraro (Federico Luppi), un modesto y divertido fabricante de marcos que se presenta como un tal Saúl Levín. Clara descubre pronto el engaño, pero, ante la inminente llegada desde Boston de su hermano, contrata a Raúl para que se haga pasar por su pareja estable. Poco a poco, el enredo se irá convirtiendo en una auténtica historia de amor.

El guión, muy bien estructurado y rico en buenos diálogos, actualiza algunas situaciones típicas de las clásicas comedias de enredo norteamericanas y, en concreto, de Dama por un día y Un gangster para un milagro, de Frank Capra. El argentino Eduardo Mignogna lo traduce en imágenes a través de una sobria puesta en escena, también muy clásica, que da primacía a los hallazgos del guión y a las soberbias interpretaciones del dúo protagonista. Sin duda, Norma Aleandro y Federico Luppi son lo mejor de la película, pues dan frescura y originalidad a una historia que suena a ya vista en muchos momentos. También cabe destacar la cálida atmósfera romántica que la fotografía de Marcelo Camorino y la partitura de Edgardo Rudnitzky han sabido extraer de los parajes y tradiciones bonaerenses.

La historia se resiente de la cierta amoralidad y de la ausencia de horizontes espirituales que presiden las vidas de Clara y Raúl. De modo que el posible ecumenismo de sus relaciones queda limitado a un bienintencionado pero superficial elogio del entendimiento intercultural. En cualquier caso, el tono es amable, elegante -excepto en una breve y convencional secuencia erótica-, a menudo muy divertido y con la suficiente capacidad reflexiva como para ofrecer una lúcida radiografía de la soledad de tantas personas maduras, que quizá no han aprendido a darse a los demás.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares