Simone

TÍTULO ORIGINAL S1m0ne

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Andrew Niccol. Intérpretes: Al Pacino, Catherine Keener,Pruitt Taylor Vince, Rachel Roberts, Winona Ryder, Evan Rachel Wood. 120 min. Jóvenes.

Simone es el tercer trabajo del neozelandés Andrew Niccol, que en 1997 escribió y dirigió Gattaca, y un año después triunfó con El Show de Truman, escrita y producida por él. Ahora ha producido, dirigido y escrito una cinta inferior a sus antecesoras, pero que comparte con ellas unos planteamientos antropológicos interesantes.

Viktor Taransky es un cineasta con vocación de autor, que acumula tres fracasos seguidos en taquilla. Además, su relación profesional con los actores es desastrosa. Su productora, que es también su ex esposa, decide no financiarle ya más aventuras artísticas. Y es entonces cuando aparece un extraño individuo que le lega en herencia un sofisticado programa informático por el que puede crear por ordenador a una bella actriz absolutamente virtual, Simone (Rachel Roberts), con la que Taransky obtiene un éxito sin precedentes. Ninguno de los millones de fans de Simone imagina que ella no existe. Y si algún día Taransky decide prescindir de ella, no le va a ser nada fácil.

Esta historia, con un desenlace en exceso rocambolesco, es vehículo de certeras reflexiones críticas en torno al mundo hollywoodiense y a la cultura del espectáculo en general. El divismo, la egolatría, la superficialidad del éxito, el arte como negocio… son tratados con sarcasmo e inteligencia. Pero también plantea otra cuestión inquietante: ¿Llegarán los actores virtuales -muy baratos, dóciles y sin apretadas agendas- a competir con los de carne y hueso? Y no olvida tampoco otro tema recurrente de Niccol: la relación con una marioneta, hecha a la medida de uno mismo para que nunca te sorprenda, acaba necesariamente cansando. Solo una persona libre está a la altura de su necesaria dignidad. Por ello Simone, causa del triunfo de Taransky, puede llegar a ser la razón de su perdición. Espléndidamente rodada, divertida a menudo, y con una fugaz pero poderosa presencia de Winona Ryder, Simone es uno de los estrenos más originales de la temporada. Una curiosidad: su título inglés es S1m0ne, por aquello de los unos y ceros del lenguaje cibernético.

Juan Orellana