School Rock Band cuenta la historia de Will Burton, acomplejado y solitario adolescente que se ha fabricado un mundo propio donde sólo tienen cabida la música, David Bowie -al que escribe e-mails a diario, aunque Bowie nunca le ha respondido-, y su madre.

La historia comienza cuando Will y su madre se mudan a New Jersey y en su nuevo instituto, donde la pasión es la música, contra todo pronóstico se hace amigo de Charlotte Banks, antigua vocalista del grupo del instituto, y también de su compañera de clase, la solitaria y silenciosa Sa5m -el cinco, dice ella, no se pronuncia-. Un concurso musical les unirá especialmente.

School Rock Band se podría considerar una más de esas comedias musicales como las historias de Hanna Montana, o High School Musical, cuya protagonista encarna a Sa5m. Sin embargo, a pesar de compartir estrella y estructura, se trata de una película original, con indudable personalidad y encanto.

Los personajes están bien perfilados y escapan al estereotipo. Por otra parte, el guión juega deliberadamente con los tópicos del género y se ríe de ellos, muestra que la vida real puede ser igual de divertida, quita importancia a lo que no la tiene, y trata con seriedad los temas que aborda: familia, soledad, amistad, superación.

Muchos guiños en un guión inteligente, a ratos nostálgico, trufado de referencias musicales que atraerá por igual a jóvenes y adultos. No es una película rompedora ni una revelación, pero sí una obra dotada de gran encanto, con algunas momentos musicales de buen nivel.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares