Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

No es fácil hacer una película basada en unos juguetes, sin que suene a anuncio. Es importante buscar una buena historia y que, de algún modo, “el contexto” (Playmobil, en este caso) sea algo secundario. Lo consiguió La Lego Película: combinando lo justo imagen real con imagen animada, supo dar con una historia amable y encontrar el antagonista perfecto. Este, a modo de macguffin, aparecía a lo largo de la película y solo al final se resolvía el enigma.

Playmobil: La película es una producción francesa rodada en inglés que, como la de Lego, muestra un filme “despegado” de sus juguetes: estos, al servicio de la historia, y no al revés. Como ya hizo también El parque mágico, se trata de hacer volar la imaginación infantil, en la que todo vale: carromatos romanos en una autopista, dinosaurios, vikingos, piratas y viajes sin limitación espacio-temporal, a lo Regreso al futuro

Marla es una adolescente a punto de entrar en la universidad, pero antes quiere viajar y conocer mundo, aunque sus padres no lo saben. Solo Charlie, su hermano pequeño, está al corriente del secreto. De hecho, los dos suelen dar rienda suelta a la imaginación, explorando mundos a través de sus playmobil. Pero un accidente de coche trunca todos los planes de Marla.

La película –mayormente dirigida al público infantil– es simpática y divertida. La historia está bien llevada y, aunque alguno de los números musicales dejan mucho que desear –especialmente el de Nerón–, se sigue bien. Y tiene fuerza porque, como si se tratara de una revisión de Cuento de Navidad, de Dickens, la magia lleva a los protagonistas a salir de uno mismo para darse a los demás.

Lino DiSalvo dirige por primera vez un largometraje, pero se nota su experiencia en el departamento de animación de Disney para películas como Frozen: El reino del hielo, Enredados o Chicken Little. Además, entre sus colaboradores como guionista está Jason Oremland, que también había trabajado en Disney, con la minusvalorada Tiana y el sapo.

Jaume Figa Vaello
@jaumefv

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares