Rachel McAdams encarna a Becky Fuller, joven productora de un telediario local, que tras perder su empleo tiene la suerte -dudosa suerte- de ser contratada para impulsar el programa Daybreak, colista de los informativos matutinos nacionales. Becky, incorregible optimista, asume el reto sin saber las dificultades que le aguardan: tiene que hacerse con una plantilla desmoralizada y poco competitiva -buena escena la del primer encuentro con su equipo-; y para atraer audiencia, obliga a Mike Pomeroy, leyenda del periodismo, a unirse a los suyos en calidad de presentador del programa. Pomeroy es un engreído insoportable que odia la televisión de bajo nivel, como es, a su juicio, Daybreak. Morning Glory no es ...

Contenido para suscriptores

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.