Monsieur Chocolat

Monsieur Chocolat

TÍTULO ORIGINAL Chocolat

PRODUCCIÓN Francia - 2016

DURACIÓN 110 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

CLASIFICACIÓNViolencia, Sexo

ESTRENO29/04/2016

GÉNEROS,

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Monsieur Chocolat existió de verdad: se llamaba Rafael Padilla, era hijo de esclavos cubanos y se hizo famoso como payaso de circo en el París de principios de siglo XX. Fue el primer artista de circo negro y formó con el payaso británico George Footit un dúo de muchísimo éxito.

La película recorre su vida desde que Footit le descubre en un modesto circo de pueblo hasta su muerte, pasando por su etapa gloriosa y sus conflictos por cuestiones de racismo. Estamos ante un biopic que funciona con una magnífica fluidez: al protagonista le pasan muchas cosas y casi todas ellas interesantes. La película se detiene lo suficiente –ni más ni menos– en aquellos aspectos que sirven para conocer al personaje y abre el foco para entender también el París de la época con su toque de elitismo, sus ansias de diversión, su presumir de modernidad y, al mismo tiempo, su cerrazón y prejuicios.

La puesta en escena –impecable– ayuda también a ilustrar aquel fogoso principio de siglo francés imbuido de la estética de Toulosse Lautrec, y acerca al espectador a un circo que no tiene nada que ver con el que conocemos ahora. Por último, hay que destacar una cuidada fotografía que imprime en muchos momentos un tono de cuento, fantasía e irrealidad muy adecuado para contar una historia que sucede en el circo.

El conjunto es un agradable drama que se sigue con interés y con emoción. Dejo para el final hablar del protagonista porque sin él estaríamos hablando de otra película. Omar Sy (Intocable, Samba) vuelve a demostrar su solvencia cargándose la película a hombros. El nivel del resto del reparto es notable pero sobresale su interpretación. Una cosa es ser actor y otra distinta ser payaso. Sy consigue que las fronteras se diluyan. Su dominio del gesto, del cuerpo y de la acrobacia es sorprendente. Un elemento más que nos mete de lleno en la historia de un personaje que merece ser contada.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares