Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Bill Murray y Adam Driver interpretan en este film paródico de zombis a dos policías de una población de la América profunda, Centerville, enfrentados a una plaga de no-muertos. Despertados al tiempo que el cambio climático sacude al planeta, estrambóticos personajes como la jefa de una funeraria, un sin-techo, un blanco racista, un calmoso afroamericano, un fan de las películas de muertos vivientes o tres jovenzuelos de ciudad, afrontan el desafío a su particular manera.

Estamos ante un divertimento, definitivamente menor, pero que se ve con simpatía. Los seguidores de Jarmusch reconocerán su lacónico y personal sentido del humor, y a muchos actores con los que ha trabajado en otras ocasiones. Y es un ejemplo más, por parte de Jarmusch, de que las películas de género pueden abordarse de un modo “diferente”, ya sea el western (Dead Man), las cintas de sumuráis (Ghost Dog) o las de vampiros (Solo los amantes sobreviven). Aunque hay vísceras, decapitamientos y guiños a clásicos como La noche de los muertos vivientes, la violencia es paródica, busca no ser desagradable y tomarse a cuchufleta el simbolismo del subgénero, como reflejo de una sociedad que no puede morir porque ya está muerta.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares