Los Mitchells contra las máquinas

Los Mitchell contra las máquinas

TÍTULO ORIGINAL The Mitchells vs. the Machines

PRODUCCIÓN Canadá, Estados Unidos, Francia - 2021

DURACIÓN 110 min.

PÚBLICOTodos los públicos

PLATAFORMAS

ESTRENO30/04/2021

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Katie Mitchell deja el nido y se va a la universidad, a la escuela de cine. Su marcha es gozosa y triste: por fin estará entre los de su generación, pero deja a los que quiere con la pena de que no aprecian lo que hace. Especialmente su adorado padre que ni siquiera intenta entenderla, y cuando lo hace, mete la pata. Finalmente decide que toda la familia acompañará a Katie a la universidad en un viaje inolvidable. Especialmente porque coincide con el intento de un superordenador por acabar con la humanidad.

La película maneja dos tramas: la presentación de los Mitchell y sus problemas de comunicación, parecidos a los de cualquier familia cuando los hijos crecen y creen que sus padres no los entienden/aprecian. El retrato de los Mitchell es poliédrico: inicialmente arroja la visión de Katie, negativa hacia su padre, para luego matizarlo con los aportes de la madre, del hermano y sus propios recuerdos. Las adversidades a que se enfrentan juntos los acercan y permiten que el cariño familiar supere los roces y diferencias.

El guion no es sutil, pero funciona y entretiene. La narrativa utiliza los gustos modernos de Zombieland y Spider-Man: Un nuevo universo, en el que un narrador inserta todo tipo de gags visuales en la pantalla para explicarse y divertir.

La familia Mitchell es presentada como familia extraña por ser muy imperfecta, y se compara con sus vecinos, los Posey, familia guay de manual. Al final decidiremos qué modelo preferimos. El resto es un juego -–demasiado largo– de acción espectacular bien que exagerada, inspirada en mil tópicos de guerra contra las máquinas y de dominio de software manipulador: desconfiad de algunas malas prácticas de Silicon Valley y de sus semejantes. Nada nuevo, pero siempre eficaz. Imperfecta, pero muy válida.