Locos en Alabama

TÍTULO ORIGINAL Crazy in Alabama

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Antonio Banderas. Guión: Mark Childress. Intérpretes: Melanie Griffith, Lucas Black, David Morse, Cathy Moriarty, Meat Loaf Aday, Rod Steiger, Robert Wagner. 108 min. Jóvenes-adultos.

Tras consagrarse como actor con Evita y La Máscara del Zorro, el español Antonio Banderas amplía aún más su espectro profesional con Locos en Alabama, su debut como director y el primer gran proyecto de Green Moon, la productora que fundó hace años con Melanie Griffith. Basada en la novela de Mark Childress -autor también del guión-, mezcla una intensa trama dramática con una historia disparatada y algo macabra, al estilo de ¿A quién ama Gilbert Grape?, 8 cabezas o Fargo.

Verano de 1965 en una pequeña ciudad de Alabama. Un adolescente llamado Peejoe (Lucas Black) se involucra en la lucha a favor de los derechos civiles de los negros, frente al racismo del violento sheriff John Doggett (Meat Loaf). Peejoe también descubrirá el lado oscuro del sueño americano a través de las rocambolescas peripecias de su tía Lucille (Melanie Griffith), de la que está platónicamente enamorado. Casada desde hace catorce años y madre de siete hijos, Lucille asesina un día a su violento marido, le corta la cabeza, la mete en una sombrerera y huye con ella por todo Estados Unidos, rumbo a Hollywood, donde sueña con convertirse en actriz.

El guión resuelve con habilidad los retos de integrar esas dos tramas tan diversas y de hacer verosímiles unos personajes sinuosos y a ratos esperpénticos. Así, el humor y el drama fluyen con agilidad, se oxigenan mutuamente y dan cuerpo a una peculiar radiografía de la sociedad norteamericana, en general entrañable y simpática, y cuyos pasajes amorales sólo resultan molestos en un par de superficiales referencias antinatalistas.

Por su parte, Antonio Banderas traduce el relato en imágenes con una gran solidez narrativa y una sugestiva personalidad visual, muy sorprendentes en un debutante. Ciertamente, la trama en torno al racismo sufre algunas caídas de intensidad dramática y, a veces, la descripción de la huida de Lucille resulta un tanto repetitiva. Pero Banderas disimula estos defectos con una planificación muy variada, una cuidada ambientación, un sugestivo envoltorio fotográfico y musical, y una modélica dirección de actores, a través de la que exprime al máximo las posibilidades del reparto.

Queda así una película entretenida y atípica, cuyo atractivo eclecticismo permite augurar una larga carrera como director a Antonio Banderas.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares