Last Orders

Director y guionista: Fred Schepisi. Intérpretes: Michael Caine, Tom Courtenay, Bob Hoskins, David Hemmings, Ray Winstone, Helen Mirren, JJ Feild. 109 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Dos amigos sexagenarios se reúnen en su bar habitual y esperan a un tercero, director de una funeraria, que trae las cenizas de Jack. Éste acaba de fallecer y había expresado a sus amigos íntimos el deseo de que arrojaran sus cenizas en el muelle de Margate, lugar donde siempre quiso residir. El hijo de Jack se une al grupo; no así su viuda, que va al sanatorio a ver a su hija, retrasada mental. El viaje de los amigos se llena de bromas y recuerdos, que cada uno guarda como un tesoro. Son hechos agridulces, narrados desde la diferente perspectiva de cada uno.

El australiano Fred Schepisi (La casa Rusia) ha rodado un guión propio basado en la novela Last Orders (Últimos tragos), con la que el británico Graham Swift ganó el Premio Booker (cfr. servicio 180/97). El resultado es una admirable obra menor que logra detener el tiempo y ahondar en las cosas que realmente importan: la vida, la amistad, el amor. Para estos amigos británicos, el viaje hacia Margate es el anti-viaje-iniciático, tan querido por Hollywood. Se trata de un viaje terminal que emprenden a sabiendas de que, después de Jack, en breve, irán ellos. Se trata de hacer balance de lo que ha sido la vida y de la huella que han dejado.

El retrato de Jack no se puede hacer sin el de sus amigos. Por eso Last Orders es el retrato de un grupo de hombres y de una amistad viril que transmite verdad, también porque reconoce que las relaciones humanas son complejas. Una amistad en la que ha habido situaciones complicadas y peleas; pero como las tienen los amigos. Y, en medio de este examen vital, el pudor y aquello que ni siquiera se han atrevido a revelar a los demás, aunque éstos lo hayan sabido. En fin, una pequeña obra de arte a la que sobra una escena erótica y falta apertura hacia la trascendencia para ser grande de verdad.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares