La verdad sobre perros y gatos

TÍTULO ORIGINAL The Truth about Cats and Dogs

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Michael Lehmann. Guión: Audrey Wells. Intérpretes: Janeane Garofalo, Uma Thurman, Ben Chaplin, Jamie Foxx. 98 min.

Divertida comedia romántica vagamente inspirada en Cyrano de Bergerac. Abby (Janeane Garofalo), una encantadora veterinaria, dirige un popular programa de radio. Su único defecto es que no es muy agraciada físicamente. Por eso, cuando Enter (Ben Chaplin), un joven fotógrafo cautivado por su voz, quiere quedar con ella, Abby manda en su lugar a su amiga Noelle (Uma Thurman), alta y guapa, pero bastante ignorante. Abby y Noelle se verán desbordadas por el singular enredo amoroso.

Lo mejor es el guión de Audrey Wells, que actualiza, con rigor dramático y narrativo, la estructura de las comedias clásicas norteamericanas. Su matizado retrato de personajes facilita además las interpretaciones del trío principal, todas ellas magníficas. Por su parte, Michael Lehmann (El Gran Halcón, Cabezas huecas) da un paso adelante en su carrera . Sin embargo, a veces se muestra torpe en la narración, y su puesta en escena, demasiado realista, empobrece un poco el halo romántico de la historia. En todo caso, cabe elogiar su esfuerzo por respetar el trabajo de los actores y por mantener quieta la cámara en los momentos más intensos. El conjunto lo completa una bella partitura de Howard Shore, con algunas magníficas baladas.

Como en Beautiful Girls o Mientras dormías, se ofrece un retrato amable e inteligente del desconcierto afectivo de tantos jóvenes de hoy: su miedo al compromiso, sus problemas de autoestima, su soledad, su necesidad de amor… Todo ello, expresado con un decidido idealismo que, sin ocultar los defectos de la gente, se fija más bien en sus virtudes. Este enfoque facilita la elegancia formal de la película, sólo rota por un par de diálogos soeces y por una secuencia demasiado explícita de sexo telefónico, que ponen de manifiesto la única debilidad del tratamiento de fondo: su permisivismo en materia sexual.

Jerónimo José Martín