Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Margaret es una durísima ejecutiva en una poderosa editorial. Andrew, su sufrida mano derecha, lo aguanta todo con tal de que ella publique “su libro”. Hay problemas administrativos y los servicios de inmigración quieren devolver a Margaret a su país: Canadá. Para evitarlo, ella declara que está comprometida con Andrew, quien acepta a cambio de que la editorial publique un libro escrito por él.

La proposición es una agradable comedia romántica, previsible pero eficaz en su desenvoltura y gracejo. Está hecha a la medida de Sandra Bullock, una buena actriz que suele perder el favor del público en cuanto se aleja de este registro. El guión es convencional -de dos personajes contrapuestos obligados a convivir-, y muchos de los gags no son especialmente originales. Pero no importa, ya que la película tiene un encanto particular, el de sus dos protagonistas, bien acompañados por Mary Steenburgen y la veterana Betty White (87 años). Hay química en la pareja protagonista, que es lo que importa en este tipo de películas, y diálogos y situaciones divertidas. El conjunto se enturbia por dos escenas groseras que casan muy mal con el tono general de la cinta. Anne Fletcher (27 vestidos) es la muy convencional directora, y el guión es el primero de Peter Chiarelli.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares