La casa de mi vida

TÍTULO ORIGINAL Life as a House

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Irwin Winkler. Guión: Mark Andrus. Intérpretes: Kevin Kline, Kristin Scott Thomas, Hayden Christensen, Jena Malone, Mary Steenburgen. 125 min. Adultos.

El famoso productor hollywoodiense Irwin Winkler, responsable de títulos como Toro salvaje, Rocky o Uno de los nuestros, se pasó a la dirección en 1989, y realizó títulos taquilleros como La red o A primera vista. En esta ocasión produce y dirige La casa de mi vida, con un reparto de ensueño y con una idea estupenda que se malogra por una absoluta falta de realismo del guionista Marc Andrus en cuanto a concepciones antropológicas se refiere.

George es un hombre divorciado que malvive en una sucia cabaña, mientras que su ex mujer y su predelincuente hijo viven como reyes con el nuevo marido a no muchas manzanas de él. Cuando George comprende que el cáncer que le aqueja en silencio es ya terminal, decide recuperar el afecto de su patético hijo con un proyecto común: construir la casa junto al mar que siempre había soñado. A ese proyecto se irá sumando toda una pléyade de personas a cada cual más singular.

Sin duda la historia de la relación entre George y su hijo es lo más interesante y conmovedor de La casa de mi vida. Ella debía haber sido la película. Sin embargo, ésta se embarulla con una serie de relaciones irreales, irrisorias e inmorales entre el resto de los personajes del film, difuminando enormemente la que podría haber resultado una interesante propuesta. La frivolidad y el delirio con que se plantean las relaciones afectivas perjudican definitivamente una película bien realizada e interpretada, pero que naufraga por su superficialidad y por sus groseras concesiones permanentes a la galería.

Juan Orellana