Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Quentin Tarantino entrega la segunda parte de su “estrafalaria historia de amor con toques del kung-fu samurai y del spaghetti western”, como la ha definido el actor David Carradine. La mires/oigas por donde la mires/oigas, la película tiene unas calidades sobresalientes, que brillan mucho más en esta segunda entrega, porque se priman en ella los conflictos y los personajes, que están mucho más cuidados, a costa de las secuencias de acción coreografiada que abundaban en la primera. Hay un poderío técnico difícil de superar, desde el seductor prólogo en blanco y negro, con una Black Mamba al volante que nos cuenta que va al encuentro de Bill, hasta el apoteósico desenlace, pasando por mil peripecias a cada cuál más brillante desde el punto de vista formal.

La planificación, los movimientos de cámara, el montaje y la puesta en escena darían para varios cursos de doctorado. Y algo parecido ocurre con la música, los diálogos, el tempo dramático de las secuencias, la dirección de actores, el diseño de producción, la posproducción y los sencillamente geniales créditos finales, que contienen varias propinas musicales y visuales.

El gusto pulp de Tarantino daña su fiction, dije del volumen 1 de esta película, y lo repito para el 2, aunque cierto es que aquí se rebajan la procacidad y la enfermiza devoción por la violencia del director de Reservoir Dogs, que sigue presente, especialmente en la secuencia del entierro, un insoportable alarde de sadismo.

La pasión del director de Tennessee por el spaghetti western, el comic underground, el cine negro y la buena música quedan patentes, así como su agradecimiento a su colega Robert Rodríguez. Artistas consagrados al despropósito, al mírame la nariz, al quien piensa pierde, al yo soy así y me gusto, al “relax, it’s only a movie”. Superdotados erráticos con doble moral y en caída libre. Pero qué caída, dirá más de uno. Pues sí.

Alberto Fijo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.