Jackie Brown

Director y guionista: Quentin Tarantino. Intérpretes: Pam Grier, Samuel L. Jackson, Robert Forster, Bridget Fonda, Michael Keaton, Robert De Niro, Michael Bowen. 151 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después del éxito de Reservoir Dogs y Pulp Fiction, y de sus decepcionantes colaboraciones en Abierto hasta el amanecer y Four Rooms, Tarantino se doctora como director con Jackie Brown, una singular tragicomedia basada en la novela Rum Punch, de Elmore Leonard.

Esta vez, Tarantino ha intentado ser -por decirlo así- más fiction y menos pulp. En la categoría de personajes pulp están un rastrero traficante de armas llamado Ordell, su incitadora novia y su pasmado compinche. También son algo pulp los dos policías que persiguen a ese trío de perdedores. Y no son nada pulp los dos mejores personajes: Jackie, la inteligente azafata que trasporta el dinero negro de Ordell; y Max, un desencantado agente de fianzas que se enamora de Jackie. La policía detiene a Jackie y llega a un acuerdo con ella. En connivencia con Max, la azafata monta una red de engaños a varias bandas, con el fin de salir de la operación ilesa, absuelta y enriquecida.

Tarantino articula este puzzle con sus proverbiales cinefilia, sentido del ritmo y empleo subsidiario de los diálogos, y sin tantos vericuetos como en Pulp Fiction. Sólo se permite varios flash-back y cambios de puntos de vista, audaces y bien resueltos. Este mayor rigor, sólo roto por ciertos tiempos muertos, facilita el seguimiento del relato, aunque también le quita un punto de originalidad.

A pesar del esfuerzo de contención, el film es violento, está lleno de diálogos soeces e incluye una escena sexual explícita y otras muy sensuales. Tarantino rebaja esta carga morbosa recurriendo a un eficaz tono paródico -con aceradas críticas sociales- y humanizando a todos los personajes, sobre todo a Jackie y a Max, cuya sutil historia de amor imposible es lo mejor del film.

Destacan las interpretaciones de Pam Grier y Robert Forster -dos veteranos actores rescatados del olvido-, así como el meritorio trabajo de apoyo del resto del reparto. Gracias a ellos y a la personalidad de la puesta en escena, sale a flote este film singular, que gustará sobre todo a los cinéfilos y confirma que, a pesar de sus excesos, Tarantino es un cineasta maduro, que podría decir muchas cosas interesantes si apuntara un poco más arriba y más adentro.

Jerónimo José Martín