Las alas de la paloma

TÍTULO ORIGINAL The Wings of the Dove

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Iain Softley. Guión: Hossein Amini. Intérpretes: Helena Bonham Carter, Linus Roache, Alison Elliott, Charlotte Rampling, Elisabeth McGovern. 101 min. Adultos.

Muchas obras de Henry James (1843-1916) han sido llevadas al cine. Esta novela recién adaptada es una de sus últimas (1902), y marca el tránsito entre el XIX y el XX. De modo notable a través de James Ivory (Los europeos, Las bostonianas), el espectador está acostumbrado al visual mundo elegante, suntuoso, y turbio y sensual, del Henry James cinematográfico; pero también quedan en el recuerdo grandes películas: La heredera, Suspense, Retrato de una dama, Daisy Miller, Washington Square… Hago este recuento para decir que Las alas de la paloma es heredera de esa larga saga. No es una inútil imitación; tiene su personalidad y estilo (y la fotografía de Eduardo Serra), pero no añade mucho más a lo ya dicho y visto.

La historia es sórdida y cruel en ese mundo de sedas, brocados y contenidos ademanes de etiqueta… Helena Bonham Carter hace el papel de la hija de un pobre viudo drogadicto, que, recogida por su mundana y millonaria tía, se apasiona por un discreto periodista, que socialmente le está vedado. Urde una maligna trama para tener como amante a Linus Roache (el periodista), y usa como víctima a una joven millonaria norteamericana (Alison Elliott), sin prejuicios de clase y mortalmente enferma…

Un argumento así, si no estuviera bien tratado y resuelto, y lo está, caería en el más desaforado melodramatismo; en cambio, consigue suficiente hondura psicológica, transmite esa raíz de perversión, de complicidad en el mal y, al fin, de romanticismo trágico. Bien es cierto que la densa sensualidad característica de Henry James ha sido abreviada por Iain Softley en una sexualidad demasiado moderna, con un desenlace, en esa línea, tan eficaz como en exceso manifiesto.

Helena Bonham Carter, que opta al Oscar, está tan en su papel de buena actriz como en cualquier otra de sus películas. Debe de ser que le ha tocado recibir ya una estatuilla…

Pedro Antonio Urbina