Jóvenes prodigiosos

Guión: Steve Kloves.
Intérpretes: Michael Douglas, Tobey Maguire, Frances McDormand, Robert Downey Jr., Katie Holmes.
109 min.
Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Curtis Hanson despertó interés con La mano que mece la cuna, y desató pasiones con L.A. Confidential. Ahora se queda entre ambos sentimientos con Jóvenes prodigiosos, adaptación de la novela Wonder Boys, de Michael Chabon. Se trata de una acerada crítica a la sociedad norteamericana actual desde una perspectiva tragicómica, similar a las de American Beauty o Magnolia, pero más cercana a la incómoda perplejidad de la primera.

El chispeante guión de Steve Kloves (Los fabulosos Baker Boys), desarrollado con soprendente fluidez, relata las disparatadas peripecias de un desastrado y patético profesor universitario de literatura, infelizmente casado y adicto a la marihuana, que hace siete años publicó una novela de gran éxito. Ahora, su profunda crisis creativa y vital se agrava con todo tipo de infortunios: su amante queda embarazada de él, uno de sus mejores alumnos –un joven sensible y solitario– mata al perro de la amante, su editor –homosexual– le apremia para que acabe una nueva novela, le roban el coche…

El guión, la vistosa puesta en escena y las magníficas interpretaciones –sobre todo las de Michael Douglas y Tobey Maguire– dosifican muy bien las tragedias de los personajes entre los constantes golpes de humor. Sin embargo, su divertida frescura –a ratos lúcida en sus análisis sociales y éticos del desconcierto de tanta gente– se malogra por una visión amoral de la vida, además de expresión muy descarnada. Por eso, aunque las preguntas que se plantean son a menudo interesantes, sus respuestas dejan mucho que desear.