Invasión

Guión: Dave Kajganich. Intérpretes: Nicole Kidman, Daniel Craig, Jeremy Northam, Jackson Bond, Jeffrey Wright. 99 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tercera versión de la novela por entregas La invasión de los ladrones de cuerpos que el norteamericano Jack Finney publicó en la revista Collier en 1955. Don Siegel la llevó al cine, de manera excelente, en 1956, y en 1978 Philip Kaufman hizo un buen remake.

Invasión es una producción de Joel Silver, uno de los más poderosos de Hollywood, para Warner Bros. Silver y sus socios han invertido 80 millones de dólares y han encomendado el proyecto a la dirección del alemán Oliver Hirschbiegel (El hundimiento, El experimento), que ha contado con dos grandes estrellas como protagonistas. El resultado es una película muy bien rodada, que arranca con enorme fuerza gracias a una atmósfera muy lograda que sabe inquietar al espectador. Los problemas se insinúan al final del nudo y se hacen patentes en un desenlace poco sutil y un tanto acelerado, con desacertados elementos comunes con películas recientes sobre zombies del estilo 28 días después. La buena mano de Hirschbiegel se aprecia en el esmero del diseño de producción, sobrio pero muy impactante porque presenta una realidad urbana muy verosímil (excelentes las secuencias de exteriores en Washington y Baltimore). La fotografía y el montaje (firmados por profesionales alemanes) se desmarca de esa aparatosa e infantiloide espectacularidad tan propia de Hollywood y logra fabulosos resultados.

Quizás por un empeño excesivo por centrar la película en Nicole Kidman, el guión (de un debutante que casi seguro habrán impuesto los productores norteamericanos cometiendo un tremendo error) pierde fluidez. La cinta, elegante y estilizada, no ha funcionado bien en la taquilla norteamericana, con solo 15 millones de dólares recaudados. Probablemente por ser una invasión sin platillos volantes y porque no hay eso que en argot de fantaterror se llama casquería.