In the Mood for Love

In the Mood for Love (Deseando amar)

TÍTULO ORIGINAL 花樣年華

PRODUCCIÓN China - 2000

DURACIÓN 95 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO16/03/2001

GÉNEROS,

GUIONISTAS

DIRECTORES

Esta nueva película de Wong Kar-Wai -Premio al mejor actor y al equipo técnico en Cannes 2000- describe el romance entre Chew Mo-Wan, periodista, y Su Li-Zhen, secretaria, que descubren que sus respectivos cónyuges mantienen una relación amorosa. Arranca con el traslado de ambas parejas al mismo inmueble de apartamentos en el Hong Kong de 1962. La natural simpatía que produce la vecindad se refuerza con el paulatino descubrimiento de la infidelidad de sus esposos. La atracción mutua irá creciendo, pero sabrán controlar sus sentimientos. “No somos como ellos”, dice Su Li-Zhen. “No deben cometer el mismo error que sus parejas”, glosa el director.

Kar-Wai cambia de estilo en cada película, adaptando la factura visual a la historia y buscando nuevas formas de expresión. En Chungking Express revolucionó el thriller integrando técnicas de vídeo-clip. Ahora retorna a los clásicos y, a pesar del moderno tratamiento de las texturas, el color y la velocidad de las imágenes, filma como David Lean en Breve encuentro, referencia obligada de esta cinta. Kar-Wai se centra en sus dos protagonistas de forma obsesiva. De hecho, apenas muestra a otros personajes, ni siquiera a la pareja infiel. La cámara busca las mejores angulaciones, a veces espía, otras espera, otras contempla. Atenta siempre a los detalles nimios, da pleno valor a las miradas, a los silencios, hasta captar los más sutiles deseos de los protagonistas, magníficamente reflejados por Tony Leung y Maggie Cheung, muy famosos en su país. Tan integradas en la trama están la fotografía y las interpretaciones, que los cambios de escena los suele marca un movimiento lateral de la cámara que culmina en un nuevo vestido de Maggie Cheung. También resultan muy sugestivos los boleros de Nat King Cole, cantando en español, que llevan la acción como en volandas.

No por casualidad, la relación de la pareja protagonista es mostrada siempre a media luz y se da a la vista de todos: en restaurantes, paseando por la calle… Toda una lección de elegancia en un momento en que una sensiblería epidérmica confunde amor, pasión, romance y magreo descarado. La transitoria compañía que se hacen los protagonistas les conviene, pues necesitan afecto; pero su sentido común y su calidad humana les hace comprender que lo más sensato es dejarlo, aunque resulte doloroso.

Kar-Wai rueda por instinto y realiza después un audaz trabajo de depuración de todo lo superfluo. De ahí que sus películas no suelan rebasar los 90 minutos. En cualquier caso, no les falta nada, al menos no a In the Mood for Love (Deseando amar), una lección de cine que merece ser estudiada y asimilada.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares