Hellboy

Guión: Guillermo del Toro y Peter Briggs. Intérpretes: Ron Perlman, Doug Jones, Selma Blair, John Hurt, Rupert Evans. 122 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Del Toro (Guadalajara, México, 1964) renunció a dirigir el tercer episodio de las aventuras del mago Harry Potter para hacer esta adaptación del comic creado por el californiano Mike Mignola para Dark Horse en 1994. Parece evidente que ha merecido la pena. Del Toro tiene una confesada debilidad por el terror gótico (Cronos, Mimic, Blade II), un género en el que se mueve con soltura. Para ello cuenta con un equipo solvente que logra que la fotografía, el montaje, la música y los diversos elementos del diseño de producción realcen el misterio de mundos subterráneos poblados por extrañas criaturas.

Nacido de las llamas del infierno, y traído al mundo por el mismísimo Rasputin en medio de un ritual pagano patrocinado por los nazis, el diablo rojo Hellboy (muy bien Ron Pearlman) será criado por el Doctor Broom (John Hurt) en el ultrasecreto Centro de Defensa e Investigaciones Paranormales. Gamberro y pendenciero, será el infatigable contendiente de los monstruos que acechan en los submundos tenebrosos. El singular héroe, que tiene mucho del John McClane de Jungla de Cristal, es una bestia parda, que esconde el habano humeante en presencia de su padre adoptivo, se afeita a diario los cuernos y conversa con un chaval de nueve años mientras espía a su incendiaria novia desde una terraza.

Rodada en Praga con 66 millones de dólares de presupuesto, la cinta se ve con agrado y bastantes risas. Por encima de la parafernalia visual, de los decorados y de la acción trepidante, hay un buen guión, con un vigoroso dibujo de personajes, con sentido del humor, ternura y romanticismo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares